Tomar la decisión de subirnos a un crucero a pasar Navidad no fue nada fácil. Uno porque la mitad de la familia no podía estar con nosotros y otro porque iban a ser demasiados días. Y cual fue mi sorpresa que ha sido uno de los viajes más increíbles que he tenido, lugares y paisajes inimaginables en mi mente.

El crucero salió el 23 de diciembre y volamos de Monterrey a la CDMX y luego a Buenos Aires. Solo dormimos en un hotel cerca del puerto para tomar al día siguiente el barco. Nos registramos en el puerto y nos salimos a comer a un restaurante muy típico en Puerto Madero. Se llama Cabaña Las Lilas.

Más adelante pondré toda la lista de lugares que me recomendaron pero que no tuve chance de ir. Dimos un paseo por Puerto Madero, está súper bonito para caminar. Y en la noche disfrutamos del mejor tango y muy fino de la ciudad. Está en el hotel Faena, un hotel muy clásico y de mucho lujo. Ese es el mejor tango a mi gusto. Mi madre había ido a otros 4 y me dice que no hay comparación.

El barco todavía estaba al día siguiente en el puerto así que aprovechamos para tomar un tour toda la mañana y nos toco la suerte que era 24 de diciembre, así es que no había nada de tráfico y estaba la ciudad vacía. Tomamos un taxi del puerto y el de ofreció a darnos un tour por $100 dólares por los 2.

Los lugares que visitamos en 4 horas fueron muchísimos!

Argentina

Restaurantes:

Hoteles: